viernes, 20 de diciembre de 2013

El último mago (microrrelato)

     —¡Abuelo, cuéntame la historia del último mago! —pidió el niño desde el suelo de la cabaña, junto al calor del hogar.
     —¿Otra vez, Renan? Si la conoces de memoria —protestó el anciano tras expeler una voluta de humo de su pipa. Pero sabía que era en vano. Tras una pausa, comenzó: 

     «La ciudad-estado de Tares, gobernada por el poderoso y cruel mago Sebaris, se alzaba junto al mar en el extremo de un golfo. Sólo él resistía ya a las fuerzas de la Alianza, conformada por la joven Orden de Magos presidida por Myran…»
     —¡Tú, abuelo! —el pequeño Renan siempre interrumpía la narración en aquel punto. El anciano asintió antes de proseguir:
     «...y los gobernantes sin habilidades arcanas, que aprobaban la no injerencia de los magos en temas de gobierno. Pero no todos los magos renunciaron al poder, y la guerra fue inevitable.

     »Sebaris, desde el punto más alto de la ciudad, contemplaba el despliegue del ejército enemigo hasta completar el cerco. El puerto había sido bloqueado la noche anterior por una escuadra. La ciudad estaba condenada. Se alejó de las almenas y confió la defensa a sus oficiales mientras él se recluía en sus aposentos.

      »Aislado en aquel santuario, absorto en su grimorio y en los arcanos saberes que contenía, el último mago se entregó a lo único que le quedaba: la venganza.

     »Sonidos de lucha arreciaban al otro lado de la puerta mientras Sebaris salmodiaba; su cuerpo empezó a brillar y, frente a él, se abrió un oscuro portal, donde un frío remolino giraba lentamente.

    »La puerta saltó en pedazos y varios soldados, arqueros y magos irrumpieron en la estancia. Quedaron petrificados al descubrir la otrora imponente figura del mago, transformada en un despojo consumido por el vórtice, al cual alimentaba con su propia esencia vital. Sebaris empleó sus postreras energías para girarse y dedicarles una última e intensa mirada de odio. Sus restos sin vida cayeron al suelo, irreconocibles.

     »El vórtice se detuvo. Varios esqueletos armados lo atravesaron y se abalanzaron contra los humanos. Los escudos apenas lograron contenerlos y las flechas se mostraron inútiles. Pero las bolas de fuego mágico les permitieron retirarse en orden, mientras llegaban más y más engendros...

     »Al final de aquella jornada, la Alianza, al precio de muchas vidas, pudo llegar al portal y sellarlo. Pero varias de aquellas criaturas aprovecharon la confusión y la oscuridad de la noche para escapar de Tares en distintas direcciones. La infección se extendió y, desde entonces, es conocida como “Nigromancia”. Y Sebaris, el último gran mago de una Era, es considerado el primer “nigromante”».

     Myran, concluida su narración, se deleitó con la soñadora mirada del pequeño Renan que, a buen seguro, se había transportado a un lugar repleto de aventuras. En ese momento varios golpes en la puerta los sacaron de su embelesamiento, y una voz fría y de ultratumba les atenazó el alma:

     —¡Prepárate, Myran, he regresado y no escaparás! ¡Los otros han muerto y sólo quedas tú! ¡Eres el último mago!

8 comentarios:

  1. Muy bueno el cuento Helkion!
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Jaja, muchas gracias, Kilgor. Me alegro de que te haya gustado, y te agradezco que te hayas pasado por aquí para dejar tu comentario.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Genial el micro relato, vi todos esos cadeveres cayendo por un agujero!!

    Saludos y sigo pasando!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Forbidden. Me alegro de que te haya gustado tanto.

    Recibe un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Helkion, te comento que me a agradado mucho tu relato corto, esta muy bien y muy llena de magia , mientras leeia mas me recordaba de mi abuelo que acostumbraba a contarme cuentos e historias y muchas eran producto de su creación y yo le decía hay abu ya estas con tus inventos jajaj . me as traido a mi niñes nuevamente ... eres genial te felicito . mis saludos .

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por compartir conmigo esos recuerdos de tu niñez, es todo un detalle. Y me alegro mucho de que esta pequeña historia te haya gustado y te haya permitido evocar esos momentos con tu abuelo.

    Esas palabras son un gran premio para mí.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola me gusto mucho tu cuento revise varios tuyos, yo no tengo la habilidad de escribir cuentos cortos, voy a pasar por aquí más seguido, me gusta tu forma de escribir es bastante digerible y entretenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kaoru Asakura, te agradezco mucho tus palabras, y me alegro de que te guste mi manera de escribir.

      En cuanto a escribir cuentos cortos, pues no creo que sea una cuestión de tener o no habilidad. Si te gusta escribir, poco a poco y poniendo algo de interés, podrías conseguirlo. Es cuestión de planificarlo bien, leer cuentos fijándose un poco en el modo en que están estructurados y escritos, y lanzarse sin miedo a escribir. Al principio a lo mejor no salen tan bien como te gustaría, pero cuantos más escribas, más errores irás corrigiendo y mejor será el resultado. Eso sí, como en todo, lo mejor es ser constante. Los resultados llegan, te lo aseguro.

      Y si no, pues a disfrutar con los escritos que compartimos los demás, que con esa intención lo hacemos, para que los lectores pasen ratos lo más agradables posibles.

      Un saludo.

      Eliminar